No hay nada más divertido que disfrazarnos y jugar con mundos fantásticos, por eso los dinosaurios siempre son una increíble opción para hacer una máscara y aterrorizar ¡a todos! Hacerla será súper fácil y muy divertida, ¿listos?

Lo que necesitas:

  1. Un plato de cartón grande.
  2. Dos pinturas de agua, del color que más te guste en dos tonos, por ejemplo verde claro y verde oscuro.
  3. Una pintura de agua color negro.
  4. Una cartulina de un color complementario a la pintura.
  5. Un pincel para pintura y otro para pegamento.
  6. Un lápiz y regla.
  7. Pegamento blanco.
  8. Tijeras.

Lo primero que tienes que hacer es pintar el centro del plato con el color más claro tal y como si hicieras un círculo, después pinta el resto con el color más oscuro; una vez que tengas listo el plato, déjalo a un lado para que termine de secarse.

Mientras tanto, toma la cartulina y córtala a lo largo en un rectángulo de aproximadamente 5 centímetros de alto, con una regla y un lápiz dibuja en zigzag a lo largo de esta tira, de manera que puedas cortar varios triángulos. Ya que los tengas completos, recórtalos y pégalos en la parte del plato en la que usaste el color más oscuro.

El siguiente paso es tomar la cartulina de nuevo y cortar un triángulo similar a los anteriores pero un poco más grande, que utilizarás para hacer el cuerno del dinosaurio.

Utiliza el lápiz para marcar los ojos y una tijera para recortar los círculos, de manera que queden dos hoyos para que puedas ver. En medio de ellos pega el cuerno y con un pincel y pintura negra, haz dos marcas a los lados de los ojos que simulen la nariz, asimismo marca en el medio (justo abajo del cuerno) dos pequeños círculos negros.

El último paso, es hacer dos orificios pequeños a cada lado de la máscara y amarrar de ellos un resorte; ¡ahora sí, tienes una increíble máscara de dinosaurio!

 ¿Te gustó?

Fuente: guíainfantil.com

Fábrica de Dulces Miguelito® 2017 todos los derechos reservados

AVISO DE PRIVACIDAD