Todos conocemos esas bolas de nieve que se ven increíbles en tu mesa o cualquier rincón que quieras decorar con el espíritu navideño, pero imagínate que ese adorno se vuelva más especial, ¿cómo?, pues haciéndolo tú mismo junto a tu familia ¡Es muy fácil!

 A grandes rasgos sólo necesitas un bote con tapa de cierre hermético (frascos de “gerber”, mayonesa, etc.), una figura navideña pequeña, diamantina, glicerina o jabón líquido y pistola de silicón.

La clave es escoger una figura pequeña que aguante bien el agua (plástico, cerámica, etc.) y pegarla con silicón caliente a la parte inferior de la tapa del frasco de vidrio. Es importante que sea silicón caliente, “Kolaloka” o algún pegamento fuerte (ten cuidado con tus manos) para que no se despegue al contacto con el líquido, si eres menor de edad pide ayuda a tus papás o realicen esta actividad juntos.

El frasco lo llenamos hasta el tope de glicerina, agua con gel, shampoo incoloro o la sustancia que prefieras pero que sea espesa y transparente, no te preocupes que no hará espuma al moverlo. Se añade diamantina, blanca, plateado o azul depende del color que más te guste. Por ultimo cerramos el frasco usando la tapa que lleva la figura pegada y sellamos el cierre. Decoramos la tapa para que no parezca un simple frasco y ya tenemos lista nuestra bola de nieve navideña.

¡Puede ser muy útil para regalar o decorar tu casa!

Fuente: NavidadDigital

Fábrica de Dulces Miguelito® 2017 todos los derechos reservados

AVISO DE PRIVACIDAD